Dios darle a Borda y viceversa

Dios darle a Borda y Borda darle a Dios
Don José de la Borda

Una de las fortunas más fabulosas que en México se recuerdan, fué la del minero español Don José de la Borda Sánchez. Borda se hizo famoso por su prodigalidad, su caridad y magnificencia, sobre todo en materia piadosa, porque cuanto más riqueza daban sus minas, más derrochaba él en dádivas y servicios a la iglesia católica, por lo que llegó a aplicársele en los días de su mayor prosperidad y filantropía este refrán: Mote ó Divisa: "Dios a darle a Borda... y Borda a darle a Dios".

Era cuando construía a su costa la estupenda Parroquia de Santa Prisca en Taxco, cuando el dicho se ponía de moda, porque su mina de aquel lugar estaba en plena bonanza y el gran cristiano empleaba la plata que el fabuloso mineral le producía en erigir esta maravilla artística que hoy admiramos: gala y orgullo de Taxco, que ha inmortalizado a su donador.

Todo Taxco era obra de Borda. Se dice que para que las casitas de la villa presentaran un bello aspecto panorámico, regalaba teja roja a los vecinos, logrando así el tono alegre de los tejados que son el encanto de la población. Amaba a aquel pueblo por que allí cerca y allí abajo, estaban las vetas argentíferas que le enriquecían y aún pueden verse en Temixco, los caminos que él mandó abrir para que pasaran las recuas cargadas de barras de plata hacia México, llamándose antiguamente a eso "La Conducta de la Plata".

Pero lo que vino a darle más celebridad, fué la construcción del templo de Santa Prisca. Ella virgen mártir cuya festividad se celebra el 18 de enero y de la que era devoto el Sr. de la Borda desde su lugar natal en España. En esa joya colonial de la arquitectura, de la escultura y de la orfebrería, gastó el opulento minero una cuantiosa fortuna en sus últimos años. La iglesia la erigió para uso particular y poco antes de morir la donó al pueblo poniéndola a disposición del "Arzobispado de la Metrópoli". No así las joyas de oro y pedrería que mandara fabricar para los servicios divinos que se reservó y que a última hora, fueron a manos de la señora Josefa de Arosqueta viuda de Fagoaga, la que solventó algunos compromisos graves causados por su esplendidez.

Don José de la Borda

Según la escritura que se tiró al hacer, de la operación entre el Deande de la Catedral y la señora Arosqueta, dió fé el Escribano Real Don Antonio de Lima, documento que se halla en los archivos de la propia Catedral Metropolitana, el monto de la venta fué de $102,466.22 tomines, pagándose al contado $34,500 y el resto en anualidades de $10,000. Dió el permiso para esa transacción el señor Don Francisco Antonio Lorenzana, Arzobispo de México, Primado de las Españas y Canciller Mayor de Castilla del Consejo de su Majestad. Los padres de Don José de la Borda Sánchez, fueron Don Pedro de la Borda y Doña Margarita Sánchez. Al llegar a la tierra mexicana contaba con 16 años, era un joven modesto, mirada tímida, cutis de licardo, cabellera rubía y ojos azules.

Trató de venirse a México al lado de su tío Francisco que se encontraba en Taxco, Gro. Siendo ya un hombre adulto sintió inclinación por la minería, se trasladó a varias partes de la república (como Zacatecas) para probar fortuna: pero donde mayor riqueza adquirió fueron las minas de Taxco, la Bermeja, el Pedregal, el Coyote y el Cerro Partido. En Tehuilotepec explotó las minas de la Hijuela y la de San Ignacio que le rindieron grandes ganancias.

Debido a sus riquezas y altruismo, introdujo el agua potable a la ciudad; mandó reparar varias casas, abrió la famosa calzada de Acuitlapan; construyó puentes como el que divide a Pilcaya con Malinatenango y Coatepec, construyó el Jardín de la Borda en Cuernavaca, Mor., estableció colegios y botícas para pobres y por último la magnífica Iglesia de Santa Prisca, orgullo de nuestro Taxco. El encargado de esta obra fue el Arq. Diego Durán y el maestro de obras Don Juan Caballero, el costo total de la obra fue de $1,661,572; el proyecto de los retablos de la parroquia fué encomendado al autor del Altar de los Reyes de la Catedral de México, Don Isídro Vicente Balbás ayudado por otros grandes maestros.

La Casa Borda también fué mandada construir por el rico minero Don José de la Borda en 1759, y fué utilizada como habitación de su propietario. Don José de la Borda murió en Cuernavaca, Morelos. , el 30 de mayo de 1778, por desgracia: pobre y abandonado.

 


Links relacionados:

José de la Borda | El Hombre y el Azar | Iglesia de Tehui | Centro Cultural Taxco | Parroquia de Santa Prisca | Plaza Borda y Zócalo | Fotos de José de la Borda

 

Esta pagina ha sido calificada como:
[ 17  votos ]
Valor: 4.5 de 5 estrellas