Retablo Virgen de Guadalupe

y la Virgen de Plata más grande del mundo


V. Guadalupe

El creciente sentimiento nacionalista novohispano, quedó dignamente representado en la iglesia de Santa Prisca, en el altar dedicado a la Virgen de Guadalupe, que ocupa el crucero izquierdo, a un costado del Altar Mayor, justo enfrente al Retablo Sagrado de de la Virgen del Rosario.

Como es bien sabido entre los mexicanos, la Virgen de Guadalupe se apareció al neófito indio Juan Diego, oriundo de Tulpetlac, el año de 1531 en el cerro del Tepeyac, durante los días 9, 10, 11 y 12 del mes de diciembre. Como ha dicho el doctor Francisco de la Maza: "Esta tradición sencilla, ingenua y hermosa, única en el mundo en su aspecto final, produjo y produce un intenso y apasionado culto en todo México, de tal forma que la imagen ha llegado a ser todo un símbolo patrio.


Virgen de Guadalupe más grande del Mundo, 145
kg. de Plata pura. Develada: 29 / agosto / 2015


"En el retablo puede verse que la franja central de la estructura del retablo está dedicada a exponer, en ocho pinturas, los momentos más importantes de la historia de la aparición. En la parte media se destaca la pintura de la virgen misma, sobre un gran lienzo rectangular, fiel a su composición tradicional de linaje apocalíptico.

A cada lado de ésta existen tres medallones, que de izquierda a derecha representan las siguientes escenas:

Primera aparición; Segunda aparición; Juan Diego rodeado de españoles, seguramente personas de la Mitra;

Juan Diego y el obispo Zumárraga y la Tercera aparición; La imagen de la Virgen aparece en la ultima y Cuarta aparición, cuando la Virgen le da las rosas a Juan Diego. Creemos que esta escena, según la leyenda, debería estar antes que la anterior; sin embargo, parecen haber estado colocadas así, siempre.

Sobre la pintura principal, hay otro medallón semejante a los anteriores, que representa uno de los primeros milagros que hizo la Guadalupana al curar a un pariente de Juan Diego que estaba muy enfermo.

Es evidente que José de la Borda supo muy bien la importancia que tenía este culto -bandera del criollismo- y la significación que él mismo le concedía dentro del templo, al dedicarle uno de los retablos de mayor alcurnia eclesiástica. Seguramente con ello quiso ser grato a la población novohispana.

En la parte superior o remate del retablo, aparecen cinco santos obispos; el que se destaca al centro de los otros cuatro -investido con el palio arzobispal-, por su colocación más elevada nos parece San Isidoro Arzobispo de Sevilla, quien fue un santo muy venerado y popular en la Madre Patria. Él fue quien consolidó la unidad de la fe en España; fue además escritor fecundo y erudito, muy estudiado en la Europa medieval. Muerto en el año 636, ostenta el título de Doctor de la Iglesia. Este santo fue hermano de otros tres: San Leandro y San Fulgencio, obispos a su vez, y de Santa Florentina, abadesa.

De los cuatro obispos que escoltan a San Isidoro sólo dos tienen filacterias que nos digan con certeza de quiénes se trata. Uno de ellos es San Laureano y otro San Eugenio.

San Laureano fue originario de Hungría y obispo de Sevilla en la primera mitad del Siglo lV. Fue martirizado en Italia por orden de Totila y su cabeza se venera en Sevilla.

San Eugenio, fue obispo de Toledo y según la leyenda, discípulo de San Dionisio Arcopagita. Murió martirizado en París. Considerando que estos tres santos fueron obispos en España, es posible que la mayor parte de los obispos que aquí aparecen estén relacionados de alguna manera con este país, por lo que se nos ocurre que los otros dos restantes pueden ser San Olegarlo y San Fulgencio.

San Olegario fue monje y abad y después obispo de Barcelona y arzobispo de Tarragona, habiendo vivido de 1060 a 1136.

San Fulgencio, hermano de San Isidoro de Sevilla, fue obispo de Écija y de Cartagena. Murió hacia el año 619 y se considera también Doctor de la Iglesia.

Acerca de los cuatro obispos que se localizan en la parte baja del retablo, sólo dos están identificados por llevar su nombre inscrito, y son: San Julián y San Malaquías.

San Julián fue obispo de Cuenca, y murió en 1208, distinguiéndose como apóstol de los sarracenos y por la caridad que desplegó entre los pobres. Es representativo de la vigilancia en la virtud de la castidad y a veces se le representa con la palma del martirio, que recibe de manos de la virgen, porque trescientos diez asíos después de su muerte se halló su cuerpo fresco e intacto, y junto a él y a sus bien preservadas vestiduras habia una palma tan verde como si acabara de cortarse.

San Malaquías vivió entre 1094 y 1148, fue hibernés de origen, noble de sangre, muy santo desde joven, y su ascendente carrera eclesiástica: sacerdote a los 25, cuando se ordenaban entonces a los 30, obispo a los 30 y luego Primado, le llegó en contra de su sincera humildad, virtud por la cual se hizo notable. Predicó, fue extraordinariamente caritativo, redujo a la paz a sus feligreses, que eran salvajes por naturaleza, viajó a Roma, realizó muchos milagros y murió en el monasterio francés donde estaba San Bernardo, en Cliveaux. Se le considera también como pontífice confesor. Posiblemente por todas estas numerosas virtudes, San Malaquías, aunque no fue español ni su vida tuvo nunca ninguna relación con este país, fue colocado en este altar para ejemplificar en su distinguida persona las grandes virtudes que pueden reunirse en un obispo y honrar a los católicos irlandeses que fueron tan perseguidos por los protestantes. Por otra parte las dotes proféticas que también lo distinguieron pueden haber sido otra de las razones de su presencia en este altar.

Se nos ocurre que el santo obispo sin barba, de la extrema derecha del retablo, pudiera ser San Leandro, hermano de San Isidoro y San Fulgencio. San Leandro, fue también arzobispo de Sevilla, apóstol de los visigodos, y se le considera Doctor de la Iglesia. Murió en el año 600. Seguramente murió joven pues Murillo lo representó sin barba.

Cerca del sagrario del altar, representado en busto, emerge la figura de San Simpliciano, arzobispo de Milán que murió en el año 400. Desgraciadamente no hemos podido mucho de la vida y obras de este santo.


(Continúa con el Retablo Principal ó Mayor)

 
Retablo Virgen de Guadalupe
 
Retablo Virgen Guadalupe (Foto 2)
 
Retablo Virgen Guadalupe (Foto 3)
 
Virgen de Guadalupe (acercamiento)
 
 
 




Esta pagina ha sido calificada como:
[ 9  votos ]
Valor: 3 de 5 estrellas
 
 
 
 
Palabras Clave: Taxco | Guerrero | Taxco de Alarcón | Gro. | México | mx | iglesias de taxco | iglesias católicas | catedral | templo | parroquia | Santa Prisca y San Sebastián | Iglesia de Santa Prisca | Templo de Santa Prisca | retablos de santa prisca | retablos sagrados | retablos dorados | fotos retablos santa prisca | retablo de la virgen maria de guadalupe | virgen de guadalupe | retablo de guadalupe | patrona de mexico | virgencita del tepeyac | oleos de la virgen de guadalupe | cerro del tepeyac | pinturas virgen de guadalupe | san olegario | san isidoro | san laureano | san fulgencio | san eugenio | san julian obispo | san simpliciano | san malaquias obispo | san leandro | oleo del primer milagro de la virgen de guadalupe | 1er milagro de guadalupe | milagros virgen guadalupe | oleos y pinturas | obispos | santos | medallon | san juan diego | tio de juan diego | virgen guadalupana | obispos | arzobispos | panorama 360 cities | vista en 360 grados | 360 ° | panoramio | vista panoramica en 360 grados | 360cities.net | panoramio.com | mira alrededor
Aniv. en Sta. Prisca