Hacienda San Fco. Cuadra

Ex-Hacienda de San Francisco Cuadra


La Hacienda San Francisco Cuadra es una localidad perteneciente al municipio de Taxco de Alarcón, Guerrero; es una ex Hacienda de Beneficio, construida en 1540 por Monjes Franciscanos se ubica a 4 kms. del centro de Taxco. Es una verdadera belleza, vale la pena visitarla y pernoctar en este lugar. Los costos son super accesibles y las personas sumante amables. Es un lugar lleno de tranquilidad, belleza e historias antigüas.

Sabemos que hubo un hotel muy exclusivo. Después de media hora de terracería y unos metros más allá de un portón de fierro, aparece ante nosotros la construcción principal con un jardín cuidado, al pie de una colina y flanqueada por un riachuelo. Buscando quien nos informe llegamos con Pablo que, orgulloso, nos enseña el sitio mientras nos relata cómo su esposa María Eugenia ha dedicado ya seis años a volver a levantar la Hacienda planeando cada rincón, desde las habitaciones hasta los jardines, después de un periodo de abandono. Actualmente, el lugar está dedicado a retiros y talleres de quienes buscan desarrollar su diálogo interior, aunque también es posible visitarlo en plan, digamos, de descanso.


Exhacienda de San
Francisco Cuadra

Por la hacienda de San Francisco Cuadra, en Taxco, Guerrero, han pasado mujeres y hombres de diversa estirpe en más de cuatro siglos de vida. La finca, fundada por Hernán Cortés, atesora un sin fín de historias que, aún en la época de la conquista de Marte, siguen siendo reveladoras de la condición humana.

Cuentan que la Hacienda de San Francisco Cuadra, la primera finca platera de la Nueva España, se niega a fenecer en el nuevo siglo, y una vez más ha sido rescatada. La propiedad, enclavada en la fecunda serranía que desemboca en Taxco, ha languidecido en diversos periodos de sus 460 años de vida. Eso lo han atestiguado, según su longevidad, sus fresnos enormes, amates espléndidos, jacarandas coloridas, helechos tupidos.

Exhacienda de San
Francisco Cuadra

Todavía hace unos años la luz se fugaba de forma limitada en cuartos lúgubres de muros carcomidos y techos quebrados, mientras afuera, ésta barnizaba el cauce del antiguo acueducto que en otras épocas sació por igual a mujeres y hombres de diverso linaje: indio y mestizo, de la nobleza europea, histórico poderío, o del jet set estadunidense cuando fue un hotel de lustre internacional.

La hacienda, dicen sus antiguos poseedores, fue fundada en 1545 por Hernán Cortés en una de las minas plateras que los tlaxcas ya explotaban en la región de Tlaxco (lugar donde se juega la pelota), bajo la dirección de monjes franciscanos.

Años después la veta bajó su producción y el inmmueble y su terreno pasaron a ser parte del sistema de repartición de bienes territoriales para nobles españoles llamado “encomiendas”. Quien la recibió primero fue Juana de la Cuadra, quien nunca puso un ilustre pie en suelo americano, pero la heredó a un sobrino intrépido que sí había cruzado el océano. Era el almirante Francisco de la Cuadra, a quien la finca debe su nombre, comandante de la Flota de la Nueva España en el Pacífico. Este audaz navegante, que zarpaba a sus periplos desde el puerto de Acapulco –llegó a incursionar hasta Alaska–, le dejó una de sus más populares y temidas leyendas. Es una historia de desamor.

 


Leyenda de San Francisco Cuadra

Entrada Exhacienda
de San Fco. Cuadra

Se llamaba Soledad. Era la consorte, dicen unos, la amante, alegan otros, del almirante. El caso es que las largas separaciones y los celos provocaron que la hermosa mujer se lanzara desde un balcón hacia la pedregosa orilla de uno; de los ríos que abrazan el casco. Huéspedes que han dormido en la habitación contigua al balcón dicen haber visto merodear su fantasma. Va vestida de blanco, silenciosa, con su cabellera larga y suelta.

Don Juan de León Torres, Juanito, ha sido el celoso guardián de la legendaria hacienda desde, hace más de media centuria. Probablemente lo hizo desde épocas más antiguas, pero él lo niega –o lo oculta– por su naturaleza desconfiada o por respeto a quienes ya no están en el reino de los vivos.

De cuerpo pequeño y actitud adusta, no sabe o no quiere decir en qué año nació. Pero cuando camina sus dos piernas tiesas por el reumatismo lo hacen moverse con pesadez, como si llevara a cuestas los retazos deshilachados de la historia de la finca que entreveran el hecho histórico con la anécdota y la leyenda de sus épocas de brillo, destrucción y abandono.

No cuesta trabajo imaginarlo asistiendo a los franciscanos, velando las noches de la atormentada Soledad o atestiguando el emparentamiento de los Cuadra con la prestigiosa familia Borda. También podría haber asistido a un altivo Porfirio Díaz, de descanso en el lugar, o la fiereza de los zapatistas que la saquearon para elaborar armas y municiones, o haber presenciado cómo, pasada la revolución, el inmmueble ya no abrió sus puertas como procesadora de metales. Pero él asegura que llegó a la finca cuando era un exclusivo hotel para disfrute de la nobleza europea y de poderosos estadunidenses.

Entrada Exhacienda
de San Fco. Cuadra

Luego de la Revolución, contó hace 20 años don Bernardino Ramírez a la revista México Desconocido, su abuelo Diego Flores, el entonces dueño de la propiedad, arregló los destrozos, acondicionó baños en cada una de las 30 habitaciones, compró muebles, embelleció jardines. En la edificación más grande, la procesadora de metales –donde se separaba la plata– se transformó en chimenea; acondicionó la recepción, el comedor y un pintoresco bar, mientras el tanque de almacenamiento del agua de manantial se convirtió en piscina.

Los altibajos económicos provocaron que el hotel fuera inaugurado hasta 1951. Juanito fue contratado como peón cuando todavía era un niño. Su trabajo consistía en “juntar leña para la chimenea y puro barrer. Había como 10 recamareras, cocinera, tres vigilantes”.

Por los empedrados del hotel anduvieron mujeres y hombres de la nobleza inglesa, austriaca y francesa; uno de los hombres más acaudalados del mundo, el patriarca de los Rockefeller, y hasta un ex presidente estadunidense, Gerald Ford. A Juanito le iba bien: “Ganaba cinco pesos al día, 30 a la semana. El pan estaba a centavo. Los gringos daban 10, 20 pesos de propina”. Desafortunadamente, la mala administración del hotel provocó su cierre en 1975. Y los cuartos se llenaron de sombras.

Ex-H. de San Juan Bautista

Juanito le fue fiel a los dueños y se quedó cuidando a la finca en agonía. Afortunadamente, el fantasma de Soledad nunca fue a visitarlo. Pero sí lo hizo El Compadre. Así le llama él, porque no se atreve a mencionarlo por su nombre propio: Satanás. Una noche el escuchó el escandaloso choque de los cascos de un caballo contra el empedrado. “Quién va a ser”, se dijo, “sino El Compadre, que es el único que sale en la noche”. No se atrevió a maldecirlo “porque dicen que no maltratando no hace nada, pero maltratando se los lleva lejos, nomás los encarama en los árboles, no en cualquiera, sino en los espinosos, y ahí los deja”. La prudencia lo salvó de semejante experiencia.

Ex-Hacienda del Chorrillo

En plena decrepitud, la propiedad fue vendida a la familia Alvarez. Una de sus hijas, Maru, se fue a vivir ahí, y desde hace años, con muchos apremios, la ha ido rescatando y la ha convertido en un lugar de remanso espiritual. Un ala de la misma ha sido ocupada por unos modernos monjes, los ishayas, y las otras habitaciones son rentadas por grupos que imparten conocimientos holísticos. Una brecha accidentada de más de cuatro kilómetros separa a la finca de la mundanal carretera que circunda Taxco. Allá, afuera, el hombre ha conquistado Marte. Aquí, la hacienda de San Francisco Cuadra, desafiante, acoge en sus moradores un retazo más de historia de la fugacidad humana.


Links Relativos:

Ex-Hacienda del Chorrillo | Ex-Hacienda de San Juan Bautista | Dia de San Francisco de Asis | Leyenda del Padre Francisco

 


Esta pagina ha sido calificada como:
  
[ 7  votos ]
Valor: 4.9 de 5 estrellas
 
 
 
 
Palabras clave: sitios de interes | taxco, guerrero | taxco de alarcon gro. | ex haciendas de taxco | ex haciendas en taxco | ex haciendas | ex hacienda | ex-hacienda | ex-haciendas | hacienda | haciendas en guerrero | exhaciendas | exhacienda | el chorrillo | barrio del chorrillo | cepe ex hacienda del chorrillo | exhacienda del chorrillo | ex-hacienda del chorrillo | ex hacienda del chorrillo | hacienda del chorrillo | chorrillo ex hacienda | exhaciendas de taxco | enap | escuela de artes plasticas | cepe unam taxco | hacienda | haciendas | exhaciendas | exhacienda | el chorrillo | cepe | cepe unam | unam | unam cepe | cepe ex-hacienda del chorrillo | cepe ex hacienda del chorrillo | exhacienda del chorrillo | ex-hacienda del chorrillo | cursos de la unam | capilla de san martin de porres