La amenaza del Cerro del Atachi

Vistas de Taxco

Sin duda alguna al conquistar los españoles la gran Tenochtitlán, creó sucesos notables no tan solo en la capital, sino también en algunos pueblecillos humildes, como lo era en aquel tiempo Tlachco, actualmente Taxco el Viejo, Cortés se dió cuenta que en el famoso mercado de Tlatelolco, uno de los elementos que usaban los indios como moneda, tejos de estaño. Indago sobre su procedencia, pues le interesaba el estaño para alearlo con el cobre y obtener el bronce, con el que fabricaba sus cañones para reafirmar la conquista, supo que el estaño procedida de Tlachco, motivo por el cual, los españoles fundaron el actual centro de población, habiendo encontrado además, yacimientos de oro y plata, por lo que se trasladaron la población del antiguo Tlachco al actual, ocurriendo la primera bonanza en 1542-1748 a 1757, periodo en que se hizo su fabulosa fortuna el dinámico minero Don José de la Borda, quien construyera una de las mas famosas Joyas de que se enorgullece Taxco, la Iglesia de Santa Prisca. Este es un breve resumen de datos importantes de la Historia de Taxco.

Vistas de Taxco

Tal es el Incidente que a través de Generaciones se ha venido convirtiendo en una de las más enigmáticas Leyendas de nuestro México, y en especial de Taxco Colonial.

Cuentan nuestros antepasados que Taxco siempre ha sido uno de los pueblos más religiosos, pero nunca faltan individuos, que tal vez por falta de moral o por ignorar los principios religiosos, ofenden a nuestro creador, quizás inducidos por el demonio, quien les promete bienestar y riquezas en abundancia, y cuenta nuestra leyenda, que en un templo los taxqueños fueron víctimas de esas tentaciones, dejándose arrastrar a tal grado, que dios, en castigo y para desaparecerlos de este mundo, formó una gran tempestad en forma de nubarrones en forma de una gran "culebra de agua", que amenazaba con estruendosa furia.

Cristo del Atache

Al sentir el peligro, arrepentidos los habitantes se postraban, en la tierra haciendo cruces con los brazos y dedos, pidiendo clemencia del cielo, mientras que un anciano cura, a petición de los fieles, hacia uso de toda clase de reliquias para conjuntar tan escalofriante amenaza y cuéntese que postrado en tierra, al igual que todos los habitantes, rezando pedía ha dios misericordia, tomando unas tijeras cortó a la culebra en dos partes y que de inmediato se dejo de ver lo azul claro del cielo mientras los extremos, entre nubes borrosas y aire huracanado, caían las dos partes, de la mencionada culebra, habiendo caído la parte que comprende la cabeza en el centro del cerro de Atachi, y que como todos saben, se encuentra en la parte noroeste de la ciudad, dejando escapar a su vez, fuertes torrentes de agua que arrasaban todo a su paso convirtiéndolo en escombros.

Al darse cuenta el anciano sacerdote de lo que había hecho la anterior proeza, vuelve a hacer un acto de fé para enmendarla: de la pendiente de una roca brotaba el agua por un pequeño hoyo, y no sin antes bendecir el lugar, cogió una para de metate que se encontraba en un lugar mal puesta, para taparlo haciendo prometer a sus habitantes no volver a ofender a dios impunemente y en caso de hacerlo, que la misma agua quitara dicho tapón para arrasar la ciudad, con todas sus riquezas y habitantes.

Cascada Cacalotenango

La otra parte que comprende la cola, fue arrastrada y sepultada a su vez en el misterioso cerro del gigante, ubicado frente a la cascada de Cacalotenango, (lugar donde nos cuenta la leyenda, mora el diablo), localizándose en dicho cerro la roca en forma de silla, y que se denomina la silla del diablo, y digo misterioso porque nos cuenta la tradición que nadie ha podido romper su encanto y quien ha intentado profanarlo, ha sido víctima de su furor y, como en el caso de "los gigantes enamorados", mujer y hombre respectivamente, que a petición de la mujer, el hombre transportaría dicho cerro al lugar donde se encuentra la actualmente conocida "piedra chifladora" habiendo llegado hasta el pie del Cerro que ahora lleva su nombre para cargárselo y llevarlo al sitio mencionado, se dice que fue tentado en su fé por el diablo, quien lo hizo víctima del encanto.

Ixcateopan de Cuauhtémoc

Desde la carretera Taxco-Ixcateopan, se puede ver el gigante al pie del cerro tratando de cargárselo, y en la parte alta de dicho cerro, se nota claramente colocada la famosa silla del diablo, así mismo cuenta la leyenda, que por las noches llora el gigante, dejándose escuchar unos silbidos como de ultratumba, que le son contestados por su amada que también se encuentra encantada en "la piedra chifladora" y que dichos chiflidos, no son mas que los lamentos, o tal vez, alguna forma de comunicarse mutuamente.

En la actualidad, en la punta del cerro, un poco arriba de la "silla del diablo", los pobladores y gente piadosa, colocaron una cruz efecto de protegerse y no ser víctimas del encanto, o que algún día se lleguen a unir las dos partes de la antes referida culebra provocando la inundación de Taxco.

Al parecer la población olvidó aquel incidente de antaño y volvió a cometer actos por los cuales la naturaleza tuviese que responder, el 17 de septiembre de 1995 los vecinos del barrio del Cerro del Atache sufrieron daños materiales con motivo de un gran deslizamiento de tierra provocado por las interesas lluvias teniendo que intervenir autoridades municipales, estatales y del centro nacional de desastres.

Con apoyo del Ejército Mexicano, los vecinos y personal de "Obras Públicas" se retiraron escombros y volúmenes de tierra que pudieran ocasionar daños a mas vecinos. Podemos concluir que "no hay quien al cielo escupa y en la cara no le caiga" mucho cuidado al hablar, queridos lectores ya que Dios y la naturaleza siempre aguardan por nosotros.


Links Relativos:

Fotos Cerro del Atache | Cascadas de Cacalotenango | Ixcateopan de Cuauhtémoc |

   

Esta pagina ha sido calificada como:
[ 29  votos ]
Valor: 3.5 de 5 estrellas